Que añoranza…..cuando me senté en una mecedora antigua esperando inquieta la inauguración de los Juegos Olímpicos, tuve las mismas sensaciones que en Atenas 2004, parecía que tenía que salir primera, portando la bandera y haciéndola ondular. Premio tan esperado durante mi carrera deportiva, en el cual me sentí muy honrada fruto del esfuerzo de tantos años.

Cuando empezó el desfile, me temblaban las rodillas y me palpitaba el corazón muy fuerte, tanto que lo sentía en los oídos…..¡que añoranzas!

Pensaba, “Serrana, si no vas a competir….sólo llevas la bandera de tu país”

Escrito por: Serrana Fernández